sábado, abril 04, 2009

Acerca del diálogo y el consenso ...

Recurrentemente a quienes se definen con cierta identificación con el "republicanismo" les caen o bien acusándolos de ser unas basuras menemistas-alfonsinistas-carriotistas de mala cepa, o bien los imputan de ser objeto de un feroz y constante lavado de cerebro por los medios.

Este intercambio lo ejemplifica,. Este tipo de argumentos parece inscribirse en algo que domina ciertas discusiones intelectuales, la antinomia populistas vs. republicanos (o liberales democráticos, o algo por el estilo). Al lado de otras antinomias de nuestro pasado, esta parece ser algo mas civilizada, lo cual es un progreso. Ya Sebreli se ha referido a éstas cuestiones, con mayor profundidad obviamente.

En lo que hace al lavado de cerebros al cual nos somete Clarín, la bête noire actual del gobierno K, me pregunto ¿como es que allá por el 2007 cuando Clarín nos lavaba el cerebro con las apologías del modelo K, no nos podía convencer y ahora si puede?

Volviendo al diálogo y al consenso, las usinas populistas nos han saturado de propaganda acerca de la rechifla a Alfonsín en la Rural y otras ocasiones donde al hombre se le subió la gallegada y retrucó, a veces felizmente y otras no tanto. Muy bien, OK, ¿y? Alfonsín, pese a sus arranques emocionales, cultivó el diálogo, con quien fuera, se enojó con ruralistas, periodistas, militares y curas,además del famoso gordito, NO DEJO DE DIALOGAR con ellos.

Si vamos a comparar, los Kirchner con el único opositor con quien han hablado ha sido con ... Borocotó.